Historia

Trujal de experiencias es un espacio donde 4 generaciones pisaron uvas para obtener los mejores caldos que sabían hacer , según les habían contado sus abuelos.

Pascual , Faustino , sus hijos y después su nieto siguieron la tradición de hacer vino en aquel espacio y mantuvieron la esencia de lo que aprendieron de sus antepasados.

El primer Galafre fue el bisabuelo Pascual . Seguramente por su gran altura , dicen las gentes del lugar que cuando paseaba su cabeza sobrevolaba por encima del resto, mas de 2 metros de altura.

El apodo seguramente le fue puesto haciendo mención al Gigante Galafre, el que cuidaba el Puente Mantible en una historia del Emperador Carlo Magno y los doce pares de Francia.

De aquellas historias cocinadas entre Gigantes y puentes nace una marca para nuestro vino de Rioja “Finca Galafre“.

Hay más marcas bajo la etiqueta “Trujal de Experiencias”, todas ellas siguiendo un mismo patrón para buscar el equilibrio en nuestros clientes.

En la actualidad este espacio mantiene la misma estructura y los mismos utensilios que tuvo en aquel momento , pero sobre todo mantiene el alma que siempre existió para hacer las cosas bien hechas.

Podemos hacer allí catas, no solo de vinos sino de aceites, productos cárnicos, quesos, anchoas del cantábrico o Jamón de Jabugo. La idea es poder reunirnos en este espacio para poder degustar los productos que comercializamos, o simplemente pasar un rato alrededor de lo que fue una forma de vida para alguno de nuestros antepasados.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para «permitir cookies» y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar» estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar